Apenas inaugurado el 2020, los partidarios del uso de aceite de cannabis medicinal se apuntaron una victoria cuando, la Agencia Mundial de Antidopaje, organismo internacional que regula las sustancias prohibidas y permitidas en el deporte, confirmó que ya no serán sancionados, aquellos que elijan el cannabidiol (CBD) para tratar el dolor. Esto siempre y cuando no utilicen productos que contengan THC, el componente psicoactivo de la planta. Y como la planta de la que sale todo es la de la marihuana, se seguirá polemizando acerca del aceite de cannabis, sus beneficios y contraindicaciones.

Cómo se sabe, en Argentina, la reglamentación vigente solo autoriza la administración de aceite cannábico a pacientes con epilepsia refractaria. En estos casos, su provisión es gratuita para aquellos que se encuentren inscriptos en el Registro Nacional de Pacientes en Tratamiento con Cannabis (RECANN). El debate, sin embargo, está lejos de estar cerrado.

Muchas son las voces que piden por la ampliación de las patologías contempladas por la Ley 27.350, así como la reglamentación del autocultivo. Incluso el propio Ministro de Salud, Ginés González García​, dejó planteada al asumir la necesidad de trabajar en la reglamentación que regula la investigación médica y científica del uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados con el fin de mejorarla y ampliar las patologías en las que se legaliza su uso.

Aceite casero. Una pareja y los aceites que elaboran para sus dolencias con su propia planta.

Aceite casero. Una pareja y los aceites que elaboran para sus dolencias con su propia planta.

En este contexto, abunda la desinformación y han florecido muchos mitos en torno a para qué sirve el aceite de cannabis, sus beneficios y posibles contraindicaciones. “Existe la falsa creencia de que es la cura milagrosa. Esto no es así. No todos los pacientes responden al cannabis ni lo hacen de la misma manera”, advierte la Dra. Ana García Nicora, presidente de la Asociación Civil Cannabis Medicinal Argentina (CAMEDA). “En general, el paciente piensa que es inocuo, por lo que hay que trabajar mucho en su acompañamiento y asesoramiento”, agrega.

Mirá también Tailandia se convirtió en el primer país de Asia en abrir una clínica que fusiona cannabis con medicina tradicional

Qué es el aceite de cannabis

El uso medicinal del cannabis tiene una tradición milenaria y fue habitual, hasta comienzos del siglo pasado. Aunque por diferentes motivos la planta fue extraída de la Farmacopea, en los últimos tiempos, han ganado popularidad los preparados de aceite, que consisten en una extracción concentrada de su flor, de la que se obtiene fundamentalmente, el cannabidiol (CBD).

El CBD es un químico que actúa en el sistema nervioso central y, por lo tanto, es un psicotrópico. Sin embargo, no contiene tetrahidrocannabinol (THC), el ingrediente psicoactivo de la marihuana.

Hospital Garrahan. Un estudio con 49 chicos demostró que el aceite benefició al 80 por ciento que padece epilepsia refractaria.

Hospital Garrahan. Un estudio con 49 chicos demostró que el aceite benefició al 80 por ciento que padece epilepsia refractaria.

Aunque el aceite cannábico es la presentación más conocida del CBD, y la que se utiliza en epilepsia refractaria, puede conseguirse también, en otras formas. “El epidiolex, por ejemplo, que es el medicamento aprobado por la FDA (Agencia estadounidense que regula sobre alimentos y medicamentos) para los cuadros de epilepsia refractaria, viene en cápsulas. De igual modo, países como Canadá, Israel o EEUU, han aprobado dispensarios en los que pueden adquirirse flores y productos para vaporización”, detalla García Nicora.

Y agrega: “Se van estudiando diferentes posibilidades de administración, para lograr el mejor efecto terapéutico. En el caso de las cremas, todavía está en estudio cuál es el cannabinoide que se absorbe y cuánto”.

Beneficios del aceite de cannabis

La legislación argentina sólo autoriza el aceite de cannabis en los casos de epilepsia refractaria, que son los cuadros más complicados, y para los que existe mayor evidencia científica de su efectividad. Y en ese sentido, un estudio clínico iniciado por el Hospital Garrahan con 49 chicos adolescentes que sufren esa patología determinó que el aceite de cannabis fue exitoso en el 80 por ciento de los casos.

Otros investigadores también llegan a conclusiones muy beneficiosas en los casos de tratamiento para el dolor crónico en adultos, los vómitos asociados a la quimioterapia y la espasticidad en la esclerosis múltiple. 

Un laboratorio de aceite de cannabis en Israel, con tecnología e investigaciones.

Un laboratorio de aceite de cannabis en Israel, con tecnología e investigaciones.

Por el contrario, en relación a las alteraciones del sueño asociadas a la apnea, la fibromialgia o el dolor crónico causado por la esclerosis múltiple, aún es necesaria mayor evidencia que confirme la eficacia del aceite de cannabis. Pese a ello, muchos pacientes ya recurren a sus efectos terapéuticos, con buenos resultados.

“Mi mejora fue pronta y notoria. Me permitió recuperar una vida relativamente normal. Hasta entonces, los dolores me habían tenido de la cama al trabajo y del trabajo a la cama. Varias veces incluso, necesité ser hospitalizada y recibir tratamiento con morfina. El aceite de cannabis fue volver a vivir”, sostiene Patricia, de 49 años, quien hace 6 años fue diagnosticada con fibromialgia y, desde 2016, utiliza el cannabis.

Mirá también ¿Qué contiene el cannabis medicinal? Cada vez más pacientes mandan sus frascos a analizar a laboratorios universitarios

Incluso en algunos niños con enfermedades distintas a la epilepsia, el aceite de cannabis habría implicado mejoras. “Mi hijo de 7, lo usa desde hace un año. Una vez que encontré la dosis y la cepa con la que anda bien, la mejoría fue notoria.

Debido a eso, el neurólogo le suspendió su medicación. Mejoró su concentración, le redujo la ansiedad y hasta le permitió perder el peso que había aumentado a causa de los fármacos, que le habían recetado inicialmente. Ahora es un nene más alegre y habla mejor”, comparte Carina, mamá de Francisco, quien tiene diagnóstico de Trastorno Específico del Lenguaje.

La actriz Valentina Bassi con la planta desde la cual saca el aceite cannábico para su hijo con autismo.

La actriz Valentina Bassi con la planta desde la cual saca el aceite cannábico para su hijo con autismo.

Pero, aunque los pacientes en su autonomía tienen derecho a elegir el aceite cannábico, el seguimiento médico es fundamental, e ineludible en los menores de 25 años.

“Ni todas las patologías ni todos los pacientes responden a la misma variedad de cannabis. En los casos de epilepsia refractaria, la indicación son los preparados con contenidos altos de CBD. Para el dolor, con una composición mayor de THC”, enfatiza García Nicora. “No hay que olvidar que son pacientes de complejidad extrema y que no han respondido a otras terapias”, agrega.

Contraindicaciones del aceite de cannabis

Como sucede con cualquier fármaco, el aceite de cannabis puede producir efectos secundarios sobre la salud. Entre sus potenciales consecuencias negativas, se incluyen el aumento del riesgo de accidentes circulatorios, la disminución del peso del recién nacido o el desarrollo de enfermedades mentales, como esquizofrenia u otras psicosis.

Mirá también Avanza un proyecto para que el Municipio de Florencio Varela cultive cannabis

Además, como el aceite cannábico suele emplearse a la par de otros medicamentos, es necesario estar alerta a la posible interacción entre estos. “El cannabis se metaboliza a nivel hepático, al igual que otras drogas farmacológicas. En la consulta médica es preciso evaluar no sólo el metabolismo hepático, sino también, si el paciente sufre de hipertensión arterial inestable, enfermedades cardiovasculares o si tiene antecedentes psiquiátricos, que puedan condicionar si puede o no recibir cannabis, o si va a necesitar un seguimiento más cercano”, agrega la presidente de CAMEDA.

Así como posibles efectos secundarios, el uso de aceite de cannabis, siempre que se conozca su composición, puede generar efectos adversos pasajeros como somnolencia, disminución del apetito, vómitos, diarrea y aumento de las enzimas hepáticas. “El problema que hay hoy, es que la única autorización que tenemos en Argentina, es para pacientes con epilepsia refractaria. Por lo cual, el resto de los pacientes acceden a preparados de calidad desconocida o mediante el autocultivo. En esos casos, se desconoce su composición, que puede incluir bacterias y hongos”, explica García Nicora.

Finalmente, existe entre los profesionales de la salud, prudencia en relación a la dependencia que pueda producir el consumo sostenido de aceite de cannabis. En tanto que esto podría depender de la respuesta de cada paciente, de su enfermedad y la dosificación que se utiliza, se requieren todavía, mayores investigaciones.

Mirá también Di Lorenzo, el futbolista de Temperley que tiene que consumir aceite de cannabis para poder jugar

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

‘); $(“#activateComments”).trigger(‘refreshPlugin’); } $(document).on(“wa.login”, function(e, user){ var status = sasSiteHelper.getKwPw(); if (status != 2) { $(“div.comment-buttons”).show(); $(“.habilito_comentar”).show(); } else { $(“div.comment-buttons”).hide(); $(“.habilito_comentar”).hide(); } refreshCommentPlugin(); }); $(document).on(“wa.logout”, function(e, user){ var status = sasSiteHelper.getKwPw(); if (status != 2) { $(“div.comment-buttons”).show(); $(“.habilito_comentar”).show(); } else { $(“div.comment-buttons”).hide(); $(“.habilito_comentar”).hide(); } refreshCommentPlugin(); }); $(window).scroll(function() { var divEntry = $(“.content-top-right”); var bottom = $(window).height() – divEntry.height(); bottom = divEntry.offset().top – bottom; if ($(window).scrollTop() > bottom) { $(“#containerID-comments-pase”).attr(‘style’,’width: 100%;clear: both’); } })

Source